Entrevista profeta en Rolling Stone

Falsos Profetas: “Siempre fuimos por la nuestra”

Por Yamila Trautman

Con un ciclo semanal en Ultra Bar, la banda festeja los diez años de su primer disco y la consolidación de su propuesta mientras se prepara para cumplir quince de carrera; Martin Elizalde y Nicolás Barderi cuentan cómo será la cosa

“¿Ustedes hacen rock-tango o tango-rock?” La carencia de sentido real que conlleva la pregunta, no impidió que los Falsos Profetas tuvieran que escucharla una y otra vez durante los quince años que hacen a su trayectoria. Habla, claro, de una necesidad de rotular, de categorizar, de colocar cada cosa en su debido lugar; acaso la necesidad primaria que surge cada vez que nos topamos con un sonido nuevo y desconocido para nuestros oídos. ¿Cómo marcar la sutil diferencia que hace uno de los binomios distinto al otro? Imposible. Como sea, lo cierto es que los Falsos Profetas no pueden ser metidos dentro de una única bolsa y si tuviéramos que elegir una, digamos que no sería ninguna de esas dos. Sí es verdad que las letras de Martín Elizalde, esas crónicas melodramáticas que narran episodios cotidianos, triviales o, mejor, sencillos y concretos, sumadas a la cadencia de su voz y una pasión reconocida por el género, hacen que sea inevitable divisar un halo tanguero en sus canciones.
“Empecé a tocar el piano tarde, a los catorce o quince y tenía un profesor que me obligaba a escribir canciones. Me gustaba el tango y el rock nacional: el Calamaro de Nadie sale vivo de aquí, Los Rodríguez de Buena Suerte Palabras más, palabras menos. Y escuchaba mucho a Enrique Bunbury con Héroes del Silencio; Palo Pandolfo y Los Visitantes. Dylan y Tom Waits era todo lo internacional. Después, ya de grande, me empezaron a gustar los Beatles y la influencia de mis compañeros enriqueció la cuestión interpretativa. Hoy podemos decir que hacemos rock urbano con letras que hablan sobre problemáticas universales y que siempre nos mantuvimos fieles a un estilo, a una propuesta propia”, explica Elizalde (quien ya incursionó en el terreno solista con su debut, Amores de trinchera) y se ataja con la alusión a la trayectoria: quince años no es poco en la escena local y quince años siguiendo una misma línea, mucho menos. Por eso, y porque también se cumplen diez años de su primer disco – Vimos pasar el verano de 2001-, 2011 es un año festivo para Falsos Profetas; un ciclo semanal en Ultra Bar durante todo mayo (los jueves, a las 21) será su forma de celebrar. Antes, junto al bajista Nicolás Barderi, Elizalde cuenta de qué va la cuestión.
Van a tocar un disco por fecha, ¿por qué decidieron encarar el ciclo de esa manera?
Elizalde: Es una idea que teníamos hace rato, un viejo sueño. En mayo de 2001 grabamos nuestro primer disco por eso el ciclo implica un festejo discográfico. En cada fecha vamos a tocar los temas de cada uno de nuestros cuatro discos principalmente, aunque también repasaremos algunos pertenecientes a los otros.
Barderi: También es una forma de festejar con las personas que nos acompañó durante estos años. La gente de Ultra, un sello que consideramos vanguardista en el reclutamiento de bandas independientes, insistía en que hagamos un ciclo. Ya lo habíamos hecho en el Tuñón y el Tasso; uno no existe más y el otro está más dedicado a otra cosa. Extrañábamos el formato de tocar todas las semanas.
Durante su trayectoria, con diversos músicos que formaron parte de su historia, incluso participando en sus temas, ¿va a haber algún invitado especial?
Elizalde: Por lo pronto, la idea es que asistan Dolores Solá y Acho Estol de La Chicana, Roberto Decotto de Superlasciva, Diego Baiardi de Cruz Maldonado y Manuel Moretti de Estelares que grabó un tema para 12 canciones de amor para cuando seamos jóvenes,nuestro último disco. Aunque estamos sujetos a futuras eventualidades, claro. Además, van a acompañarnos ex integrantes de la banda que dejaron su huella en los distintos trabajos.
Después de quince años, ¿cómo se ven a sí mismos dentro de la escena local actual?
Elizalde: Cuando empezamos a tocar más asiduamente en Capital, estaban los chicos de la Pequeña Orquesta Reicidentes, Angela Tullida y Me darás Mil Hijos y nos cruzábamos con gente que conformaba una suerte de movida pero nunca nos involucramos; no había mucha relación entre las partes más allá del lazo de sangre que une a la POR con Me darás. A diferencia de lo que pasa ahora: hay una escena en la que todos se conocen e interactúan. Hay algo de comunión y no individualismo ni recelo y eso suma.
Barderi: Hicimos amistades pero con La Chicana y con Cruz Maldonado y Estelares. Pero no tanto como circuito, sin productores ni sellos que nos nuclearan. Siempre fuimos por la nuestra.
Elizalde: Y este operativo cerrojo hizo que la propuesta sea más auténtica, que se note que hay algo único de la banda. Hubo una evolución en estos quince años. Vimos pasar varias modas pero nos mantuvimos fieles a esa idea original. Y no digo que las otras bandas no se mantengan en cierta línea, sólo destaco que nosotros hicimos lo que siempre quisimos y eso se nota.
¿Ese también es un motivo de festejo?
Elizalde: Sí, todo el presente de la banda es una suerte de premio. Cada vez se suma más gente a nuestra propuesta que después de diez años es “comprendida” de alguna manera. La insistencia en tocar y tocar hizo que vayamos rompiendo más y más barreras y 2011 es una suerte de festejo total de esos logros.

No hay comentarios: