Reseñas "Tranquila, Corazón" (2005)

La Nación.- 29/09/2005
Falsos Profetas de la música
El grupo presentará esta noche en vivo su tercer álbum, “Tranquila, corazón”
Texto:  Sebastián Ramos
Una mesa de bar, un mantel cuadriculado, un sifón y una servilleta arrugada. “Y me decís que ese pobre infeliz te abandonó, que estás cansada del chamuyo de los hombres de esta ciudad. Pero yo te digo «vos, tranquila, corazón».” Un productor que “utiliza el error como recurso” y una banda que se la juega entero con un disco de rock que huele a tango y transpira porteñidad en cada canción, gesto o imagen.
A punto de cumplir una década de trayectoria under, el grupo Falsos Profetas presentará hoy, a las 21, en el teatro ND/Ateneo, Paraguay 918, su tercer álbum, “Tranquila, corazón”, el primero en el que trabajaron con un productor externo, el compositor y guitarrista de La Chicana, Acho Estol. “Siempre habíamos tenido la duda de cómo sonaríamos con un productor y le tiramos una onda a Acho porque él había comentado que le gustaba lo que hacíamos. El utiliza mucho el error como recurso, lo explota y hace que suene bien sin que todo quede tan parejo”, dice Martín de Elizalde, voz, piano y compositor de esos exquisitos y callejeros poemas hechos canción con los que la banda sorprendió a la escena ya en su álbum debut, “Vimos pasar el invierno” (2001).
“En esa época las compañías discográficas no nos querían fichar porque nos decían que teníamos demasiada letra, que estaba bueno, pero que no teníamos estribillos -recuerda Elizalde-. Nos decían que lo que ellos buscaban, sobre todo en la situación de caída libre en la que se encuentran las discográficas, es que uno haga una canción y que la gente se quede tarareando la melodía. Más allá de todo, me gustó que me lo dijeran y no que sean hipócritas. Por suerte seguimos con lo nuestro y a la gente le gustó, a pesar de no tener estribillos.”
El guitarrista Agustín Goldenhorn sostiene que “la ventaja que tiene Martín como compositor es que te trae la canción prácticamente terminada, pero después, entre todos, terminamos de armarla”.
Elizalde: -Son las libertades que te da el pop y el rock, porque por ahí si hacés música más colgada, componés temas de diez minutos y tenés muchas partes en una misma canción.
-¿Qué llegó primero: el sonido arrabalero/pop o las letras tangueras?
Elizalde: -Creo que tanto las letras como el sonido se fueron acomodando al mismo tiempo. Al principio las letras eran un poco más “Enrique Bunbury-Héroes del Silencio”. Además, en estos nueve años fuimos encontrando nuestro sonido. Cada uno tenía sus gustos musicales, escuchábamos cosas distintas y de ahí fue surgiendo el sonido de la banda, como un intercambio de información.
Goldenhorn: -Yo escuchaba más que nada música inglesa y algo de tango, pero, por ejemplo, rock nacional jamás escuché mucho, incluso ahora.
Elizalde: -Y yo al revés, hasta los 21 años no escuché cosas en inglés. Empecé a tocar el piano y a querer componer canciones por Andrés Calamaro, que me partió la cabeza con el disco “Nadie sale vivo de aquí”. Después tuve la suerte de tener un profesor de piano muy abierto, que me dijo: “Si querés ser concertista, tenés que estudiar mucho, pero si querés ser un intérprete de música popular, tenés que escribir tus canciones y tener un estilo propio, bueno o malo, pero tuyo”. Y a mí, la verdad, no me gustaba la música clásica y siempre fui bastante vago. En esa época sólo escribía canciones porque me obligaba mi profesor de piano.
Falsos Profetas se completa con Nicolás Barderi, en bajo, y Santiago Romero, en batería, y esta noche contarán con la presencia en el escenario de Dolores Solá (La Chicana) y Manuel Moretti (del grupo platense Estelares) como invitados para la presentación de “Tranquila, corazón”. “Este disco tiene muchas capas, más texturas. Quizás antes trabajábamos más con la espontaneidad. Teníamos todos los temas muy ensayados y eso también se nota”, concluyen.
Clarín (Ciudad).- 27/09/2006
Diez años de rock porteño
Todos los jueves de octubre Falsos Profetas va a estar presentándose en el Centro Cultural Tasso para festejar una década junto al rock nacional. Aquí una reseña de su pasado, su presente y su futuro.
Texto: Maria del Carmen Torcellan
Falsos profetas cumple diez años de rock, candombe y tango. Con un aire muy “Los Rodríguez” en sus comienzos, cada vez se acercan más a lo que siempre quisieron ser. Desde sus tres álbumes “Vimos pasar el verano…”, “Hostal La Perla” y “Tranquila, corazón” logran difundir un mensaje bien porteño, donde su objetivo es lograr la tan anhelada popularidad. Algo que Martín Elizalde (voz, acordeón y piano) define como “mucho más auténtico y genuino. Que va de boca en boca al no estar ayudado por una promoción radial televisiva muy intensa.”
Sus comienzos fueron en el año 1998 como teloneros de Poli Pinchevski, y es ahí donde Nicolás Barderi (bajo) siente que fue la primera presentación en la que se dieron cuenta que tenían una identidad como banda. “Creo que si nos remontamos a esa época el espíritu era muy parecido a lo que terminamos siendo, de hablar con la gente, ofrecer una propuesta variada en ritmos.” Martín sostiene que “el clima festivo estuvo presente desde la primera fecha, fue una prueba de fuego. Hay una grabación de ese recital que si lo escuchamos hoy en día fue es un orgullo por haber mejorado tanto.”
- ¿Cómo definirías su “rock porteño”?
Martín: Fue un rótulo que fue poniendo la prensa y con el que nos sentimos muy a gusto. En las letras, los paisajes, los olores, los colores de la ciudad. Después junto con el rock, el tango, la instrumentación y los ritmos se forma la línea rioplatense.
- ¿Cómo es llegar a los diez años y que no esté uno de los integrantes “originales” como Diego Jiménez (ex baterista)?
Nicolás: Fue una salida que nos dejó contentos a todos, en el sentido que fue una decisión de él porque el grupo iba creciendo. Se venían presentando oportunidades que hasta ese momento no habían surgido como tocar en el N/D Ateneo y grabar un disco de una manera más profesional (su último trabajo “Tranquila, corazón esta producido por Acho Estol de La Chicana). Y Diego era un amigo nuestro de toda la vida que le divertía mucho tocar, tenía el espíritu de lo que nos gusta hacer pero el no sentía como que ése era su camino. Entonces un día decidió hacer un show despedida y vino Santiago (que ya lo había reemplazado con anterioridad) y él estaba más para seguir con este ritmo nuevo.
- ¿De donde surgió hacer su versión de “Sin documentos” para el disco homenaje de “Camisetas para Calamaro”?
Martín: Nos mandaron un mail ofreciéndonos, empezamos a revisar temas y nos quedamos con “Sin documentos”. La idea fue volcarla hacia un lado más oscuro.
Nicolás: Fue difícil hacer una versión tan distinta y que no se vaya para cualquier lado o que a la gente le sorprenda y le siga gustando un hit histórico. Tuvo muy buena aceptación del público y de la prensa.
- ¿En qué están trabajando hoy en día?
Martín: Ahora estamos ensayando material nuevo que todavía no sabemos cuando vamos a grabar ni con quién. Pero así vamos sabiendo con qué armas contamos.
- ¿Cómo salió la posibilidad de hacer el video “Tranquila, corazón” y “Ay, Paloma”?
Nicolás: Un conocido nuestro, Javier Di Blasi, que le gusta mucho el grupo tenía ganas de hacer un video con nosotros. Se nos complicaba mucho para financiar el clip y no podíamos hacer una superproducción. Entonces se nos ocurrió hacerlo en vivo y él se enganchó mucho con la idea, trajo su equipo de trabajo y tomó escenas de cuando tocamos en el Ateneo. Después sacó unas escenas nuestras al estilo documental y con el material armó los dos videos.  
- ¿Cómo van a ser los shows para festejar sus diez años?
Martín: Va a ser un repaso de los tres discos y trataremos poco a poco de ir metiendo material nuevo y tantear la respuesta de la gente. Más que nada es un festejo personal nuestro, es muy raro cumplir diez años y sentir que fue ayer cuando empezamos a tocar. Corrió mucha agua debajo del puente y han pasado muchas cosas a nivel personal de cada uno. Es muy fuerte y a la vez es un honor haber llegado tan lejos cuando tantas bandas quedan en el camino.
Todos los jueves de octubre Falsos Profetas va a estar presentando su último trabajo “Tranquila, corazón” junto con sus clásicos de siempre para celebrar una década de vida. La presentación se dará cita en el Centro Cultural Torcuato Tasso (Defensa 1575, San Telmo) a las 22hs.
Clarín (Ciudad).- 25/09/ 2008
Falsos Profetas, una tarde en la cárcel
En la inauguración del centro universitario de la unidad Nº 26 de Olmos, Falsos Profetas dio un show dentro del penal. Más de cincuenta reclusos participaron y se emocionaron con las canciones. 

Nos encontramos con Falsos Profetas en el centro porteño para comenzar el viaje rumbo al penal. Un show en la cárcel es una experiencia muy intensa. Los chicos estaban bastante movilizados. Durante el camino, en el interior de la combi, flotaban muchas preguntas cargadas de expectativas: “¿Cómo nos recibirán ?”, “¿Conocerán algún tema?”, “¿En qué parte de la cárcel tocaremos?”, y la gran pregunta: “¿Qué se sentirá estar ahí adentro?”. Los nervios y las expectativas acompañaron todo el camino hasta llegar a la cárcel.
Nos recibieron las autoridades, y al atravesar los dos portones que dividen la libertad del encierro, la sensación fue muy fuerte. Enseguida el cálido recibimiento y la predisposición de los internos lograron que nos aflojáramos. El show iba a ser en uno de los patios internos del recién inaugurado Centro Universitario. Esta nueva sede les da la posibilidad a los reclusos Olmos de cursar cuatro carreras oficiales dentro de la misma cárcel: derecho, informática, historia y sociología. A medida que se armaba y se probaba el sonido, la gente se iba acercando, y las muestras de cariño, las historias contadas y los anhelos de libertad creaban un clima muy especial. Los presos nos ofrecían mate, café, jugo y algunas tortas fritas y pastelitos amasados para la ocasión.
Los internos comenzaron a soltarse y hablar con la banda. “Muchas gracias por venir, no se dan una idea lo que es para nosotros una tarde así, lo bien que nos hace”. “¡Aguante Falsos Profetas!”, “Loco, escuché el disco, qué bueno que está” , eran algunos de los comentarios que se repetían. Se iba acercando cada vez más gente al show (no era obligatoria la concurrencia y algunos internos no participaron), hasta que el patio se llenó.
Arrancó el recital y nos encontramos con un público que escuchaba muy atentamente las letras, los comentarios de Martín, el cantante, y hasta cantaron varias canciones, ya que había discos circulando entre los internos. Pasaban los temas, el grupo mostraba su catálogo de historias desesperadas de amor y desamor y esto impactaba al público. ” Tranquila corazón” y ” Ay paloma ” fueron los más aplaudidos pero Falsos Profetas tenía una sorpresa preparada: el último tema sería ” Por los besos de mañana”, una hermosa canción del segundo disco que termina así:
“….si algún día cuando ya sea convicto
se te ocurre venir al pabellón,
solamente podré arrojarte mil besos y un sincero ‘te extraño’.
Y esa noche no voy a pensar
en las cosas que hice tan mal, esa noche durará por siempre.
En mi celda voy a imaginar que en el baile te hacías rogar,
que morías por estar conmigo.
Intentaré escapar del penal,
los guardias tirarán a matar y desde el cielo me reiré encurdelao.”
El final del show fue con estas estrofas que provocaron una explosión de aplausos y gritos entre el público. La banda se sacó las últimas fotos con un grupo de internos, que se ofrecieron a hacer de plomos con los equipos hasta la salida. Hubo abrazos inolvidables. Mientras, anochecía en el penal. Saludos y gritos desde atrás de los portones y alambrados. Promesas de regreso y mucha emoción fueron la despedida de una tarde inolvidable para Falsos Profetas y los que estuvimos ahí.
Para colaborar:
El Centro Universitario “San Pablo” de la Unidad Nº 26 de Olmos, necesita todo tipo de material educativo, se reciben donaciones a este mail: martu_urtasun@hotmail.com
Para los que quieran ver algo más de aquella inolvidable tarde, los chicos de Banda Soporte, en canal Q, cubrieron con sus cámaras todo el evento.

No hay comentarios: