Ella es una jarra

El jueves pasado Wilco subió a internet "Star Wars", su nuevo disco. Así, sin avisar, cabezazo en medio de una noche apenas estrenada. Lo último que se sabía de la banda era que muchos de sus integrantes estaban metidos en proyectos solistas, lo que me hacía anticipar un inminente comunicado de separación. En todos estos meses no dieron ni una pista que permitiera aventurar algo sobre un eventual disco nuevo.

Me gustó el gesto. No el gesto de la descarga gratuita en sí, no, el gesto de haberse tomado la molestia de sorprenderme. Eso pasa poco ahora, es difícil encontrar cosas que te sorprendan cuando estás permanentemente bombardeado por todo tipo de estímulos.

El disco, encima, me gusta mucho. Después de The Whole Love, su anterior trabajo, pensé que ya lo habían dado todo, que iba a ser imposible no repetirse, pero, una vez más, me equivoqué. Star Wars le da una vuelta de tuerca a las composiciones, al sonido, a la producción en general.

Todavía es muy pronto para hablar de favoritismos, pero me parece que uno de los puntos altos del disco está en haber resuelto con mucha astucia su apertura y su cierre. Otro día hablaré de EKG, tema que abre "Star Wars", porque los comienzos de disco son los más observados, los que salen con lo puesto a hacerle frente a la expectativa de un oyente cada vez más impaciente, pero estoy convencido de que los cierres cumplen una función tanto o más vital.

No es fácil elegir el último tema para un disco. Suele ser un lugar reservado para canciones con algo especial. Las despedidas no son para cualquiera. "Magnetized", último tema de "Star Wars" es todo lo que uno puede esperar de un cierre de disco: tiene emoción, es muy evocativo, tiene el primer piano de todo el album, tiene ese costado beatle de Wilco que tanto nos gusta.

Durante algún tiempo "Star Wars" va a poder descargarse de acá 

No hay comentarios: