Una canción por día

Para “La distancia perfecta” elegí una manera de trabajar diferente: escribir y grabar una canción por día. Bien temprano en la mañana sacudía el limonero real en busca de alguna idea. Si caía alguna la desarrollaba y la grababa en mi estudio. Para las 10, 11 de la mañana dejaba en paz a la pista principal, pero sin la letra. Durante el transcurso del día, mientras avanzaba con la rutina de cualquier día laboral, desarrollaba la letra, y para cuando caía la noche ya tenía la voz ensamblada con el resto de la pista.

Una canción por día. Parece poco, pero sobra el tiempo. El primer encuentro con una canción es el más fuerte. Claro que hay excepciones, pero en este caso no me las permití. De aquellos esqueletos iniciales se respetaron las estructuras, algunos arreglos y las letras. Algún que otro instrumento me parece que también aprobó los controles bromatológicos. Después vinieron los monstruos que grabaron en el disco y catapultaron las canciones hasta el cielo, luego las elevaron a la estratósfera, sólo para terminar aterrizando en Japón a las dos horas de haber despegado.


Una canción por día. Con los años uno abandona la idea de exponerse a determinados riesgos, por eso ahora, cuando escucho “La distancia perfecta”, celebro haber hecho un giro intencional en la concepción de las canciones. Aún después de todo el trabajo cosmético propio de la producción artística, me parece que pudimos dejar expuesta la emoción y la ansiedad de ese momento en el que de aquel limonero cae un limón, agrio, amarillo, jugoso, perfumado, imperfecto… irresistible.

No hay comentarios: