Nota en la revista Bacanal


La era de la madurez

El ex líder de la banda de rock rioplatense Falsos Profetas, Martín Elizalde, presentará su nuevo álbum solista, "La distancia perfecta", el viernes 11 de septiembre en el Club Cultural Matienzo.

Por María Luján Torralba


Genuino, abierto e intenso. Así es Martín Elizalde, el cantante, pianista y compositor de la voz transparente y enérgica que juega con las melodías y versos para lograr canciones contundentes. Líder de la popular banda de rock rioplatense Falsos Profetas durante 18 años hasta su disolución, el músico ha encarado una nueva etapa como solista a paso firme. Su pasión, talento y experiencia en los escenarios fueron el motor que lo impulsó a grabar su tercer disco producido íntegramente por él mismo, La distancia perfecta. El álbum compuesto por temas que pasean por un paisaje citadino y por alguna playa, por el amor inmediato y por el amor que se aleja, es una obra embriagadora.

Con la compañía de importantes músicos como Agustín Macías (Superlasciva) en bajo, Alex Fank (Fetzet) en batería, y Augusto Coronel Díaz (Barlovento) en guitarras, Martín Elizalde se presentará el 11 de septiembre en el Club Cultural Matienzo donde interpretará temas de su nuevo álbum, además de algunos de sus discos anteriores (Amores de trinchera y Chaparrón) y de su agrupación anterior.

“La distancia perfecta es la síntesis de mi carrera musical. Además a me propuse hacer algo diferente a nivel compositivo. Trabajé la canción desde otro lado. Antes empezaba con la guitarra o el piano y comenzaba a componer luego. En cambio en el proceso creativo de este álbum, escribía una canción y la grababa el mismo día. Empezaba a la mañana, paraba para continuar con mi trabajo cotidiano y a la noche volvía y la terminaba. Tuve que tomar decisiones rápido y que entrenar una parte mía que antes no desarrollaba mucho que tiene que ver con la urgencia, con no dejar cosas para mañanay definirlas en el momento”, explica el artista quien creó trece canciones en el plazo de tres meses con el fin de que todo el material sea nuevo y contemporáneo.

Para ultimar detalles, contó con la colaboración del ingeniero de sonido Fernando Taverna para que sumar una visión externa y ayude a darle forma al sonido en general. Se entendieron inmediatamente y el resultado fue una obra sin fisuras.


La mirada del adiós

"Tengo una verdad, verdad a medias pero al fin verdad. Una guitarra, un piano y un tambor que me mantiene a flote el corazón. Una vez pensé que con los años íbamos a ver, que la distancia no era tan brutal, que los silencios se iban a llenar", canta Martín Elizalde en No importa y menciona a la palabra clave de su creación: distancia. Un concepto significativo para el artista ya que aparece en varios de sus temas recientes. “La distancia tiene que ver con todo lo que nos rodea, los afectos, los recuerdos, hasta la comida. Todo está a cierta distancia de nosotros y nuestro trabajo es encontrar la distancia perfecta con todas esas cosas. Muchas veces se nos va la vida buscándola y muchas veces no la encontramos. En esa búsqueda de equilibrios arranqué este proyecto del disco; la distancia perfecta mía es estar en todos los detalles. Me tenía que hacer cargo de este momento que estoy viviendo para comunicar mi proyecto. Fue un gran desafío”, asegura Elizalde.

Aunque Andrés diga que si un amor no termina mal, se contamina, Falsos Profetas es un ejemplo de banda que se disolvió manteniendo el compañerismo y fraternidad intactos entre sus integrantes. Elizalde cuenta: “La separación de la banda tuvo que ver con que estuvimos muchos años y teníamos que definir la continuidad. El amor estaba intacto pero la magia no era la del principio. No hay que hacer nada en la vida de esa manera y mucho menos la música. Había que encarar el momento de grabar un disco nuevo y no era honesto para la banda hacerlo sin uno de los músicos fundacionales que se estaba yendo y sin la química que ya habíamos perdido. Decidimos cerrar la historia y bien. Hicimos dos recitales despedida a sala llena, fue soñado. La historia con la banda para mí es lo mejor que hice en mi vida.”

Con 37 años, el músico considera que está en su mejor momento artístico y personal. Dejando de lado la idea de madurez como aburrimiento, Elizalde apuesta a la adrenalina creativa y a animarse a tomar riesgos para alcanzar los objetivos. “La distancia perfecta mezcla todo lo que hice hasta ahora, desde el rock urbano que hacíamos con Falsos Profetas hasta todas estas cuestiones más lúdicas con los sonidos. En un punto, es una síntesis de toda mi carrera. Yo tenía muy en claro cómo quería que sonara el disco antes de empezar a grabar, entonces decidí producirlo yo y estuve involucrado en todas las instancias del proceso. La verdad que el hecho de tener definido el norte te ayuda a la hora de tomar decisiones y más si trabajás músicos que les tirás una idea y te devuelven otra superadora”, explica.


Auténtico visionario

Martín Elizalde planea continuar con las presentaciones de su flamante disco y continuar con la producción de otros artistas en los meses siguientes. Por otro lado, sigue explorando su perfil de escritor luego de haber presentado el año pasado su primera novela No hay nada de romántico en Buenos Aires(Otro Contar).

Con respecto a la escena del rock nacional actual, el cantante afirma que hay muchas bandas muy buenas. Así como todo se va adaptando a su época, las agrupaciones también. Elizalde reflexiona que hoy en día las bandas hacen mucho esfuerzo para llevar adelante sus proyectos ya que, si bien la tecnología posibilita la difusión y creación de nuevos proyectos, también hace que se pierdan intermediarios que ayudan a hacer temas de mejor calidad, como los productores. El trabajo es más artesanal.

“En la ciudad de Buenos Aires hay mucha música muy variada. Siempre me gustaron las bandas que aportan algo más que sus influencias. Que producen cosas nuevas. Estoy lejos de creer que las bandas se repiten”, asegura y concluye: “Con Falsos Profetas siempre quisimos generar una comunicación diferente y generar nuestro propio mundo. Yo entiendo el éxito como eso. Estamos en una etapa de transición que nadie sabe bien por dónde ir, nadie tiene la vaca atada, entonces lo mejor es ser auténtico.”


Club Cultural Matienzo, Pringles 1245, CABA.

No hay comentarios: