Bitácora Disco Nuevo I

A finales de este noviembre entramos a grabar el disco nuevo a ION.
Por primera vez vamos a encarar un disco solista lejos de mi querido estudio La Siesta, pero la noticia es buena, inspiradora, y con todo el peso de la historia que se imprimió entre esas cuatro paredes.
Además, después de esas jornadas ionisíacas, todo vuelve a casa para seguir trabajando, así que no va a haber tiempo ni necesidad de extrañar absolutamente nada.
La banda es la misma que me acompaña hace ya cuatro años, por eso la idea de ensamblar el disco en vivo es muy tentadora.
Venimos de un par de meses de ensayos en La Siesta, mucha magia a la hora de encarar estas diez historias nuevas.
Mucho piano, claro, guitarras de Díaz, órganos bombardeados, coros, y la dupla Macías-Fank que trenza unas bases indestructibles.
Ya tenemos título para el disco, pero lo guardamos, como el que guarda una buena noticia.
El ingeniero va a ser Ariel Lavigna, astro de las consolas con el que vengo trabajando -a veces de un modo directo, a veces de un modo indirecto- desde 2010.
El disco va a salir en vinilo, un sueño que me persigue hace más de una década, como el de grabar en ION, como el de tener un modesto -pero rendidor- estudio en mi casa, como el de cantar, como el de escribir canciones.
Todavía está todo bastante desordenado, pero el tiempo -y el trabajo- irán acomodando todo en su lugar.

No hay comentarios: